Metaverso

Metaverse

El futuro de la convivencia humana 

Metaverso como tal no es una palabra, sin embargo de acuerdo con la Real Academia Española es un neologismo válido. Si bien suena a una película de ciencia ficción, no es algo alejado a nuestra realidad. De hecho en 2018, Steven Spielberg fue el director de la película Ready Player One, ubicada en el año 2045 donde los humanos buscan escapar del mundo real a través de un universo virtual paralelo. 

Entonces… ¿qué es el metaverso? 

El concepto metaverso es la nueva apuesta de Mark Zuckerberg, cofundador de la famosa red social Facebook. El 28 de Octubre de 2021, Zuckerberg fue tendencia en redes sociales porque durante el evento anual “Facebook Connect” anunció que la empresa Facebook cambia de nombre, para llamarse Metaverso. 

Un nuevo espacio virtual colectivo donde las personas tendrán acceso a experiencias inmersivas, convivirán con otras personas, podrán ir a conciertos, comprar propiedades, casas, ir a la playa, trabajar y hasta tener reuniones. 

Al inicio puede representar un reto imaginar este universo digital.  

Vamos a explicarlo diferente, imaginen un videojuego donde ustedes son los personajes y podrán tener un cuerpo digital 100% personalizado. Podrán elegir el corte y color del cabello, edad, características físicas. Si querés parecer un vampiro también podrás hacerlo.  

Para ingresar a este mundo virtual será necesario tener unas gafas de realidad aumentada que ya existen en el mercado y acceso a internet. 

Los pasos son sencillos, te ponés las gafas virtuales, ingresás a tu cuenta y ¡listo!, estarás dentro del metaverso. 

Ventajas y desventajas del metaverso 

Algunas empresas han anunciado la compra de terrenos virtuales en el metaverso para la construcción de sucursales o tiendas. Como consecuencia la plataforma se convertirá en una fuente de generación de empleos. Tal vez lleguen a contratar desde recepcionistas, hasta diseñadores para la creación de sus instalaciones.  

Las distancias físicas se acortarán. Ya no es necesario tomar un avión y hacer un vuelo de 3 horas para ir a visitar a la tía adinerada que vive en Miami, porque en cambio, ella tendrá su propia casa en una playa virtual.  

Otra ventaja es la creación de un nuevo espacio de socialización. Podrás conocer personas que en algunos casos su avatar será una fiel reproducción de quienes son físicamente y otras que tengan características de un personaje de ciencia ficción y se esconda en el anonimato. Tal y como sucede en el mundo físico, implicaría un riesgo porque no sabrás si detrás hay un delincuente, como sucede en el metaverso de la novela Snow Crash de Neal Stephenson. 

Ante este panorama, la nueva realidad representa una desconexión del mundo real. En lugar de trabajar desde casa al lado de una ventana que da a un jardín interno con plantas, árboles y pájaros cantando en un día despejado, estarás sentado en una mesa con unas gafas puestas y la vista enfocada en un universo digital. 

Otra desventaja es que la brecha digital será mucho más amplia. La adquisición de objetos digitales y especializados implica una inversión considerable. Para que tengas una idea, las gafas de realidad virtual Oculus Quest 2 oscila entre los US$300 y US$500.  

Cómo funciona metaverso 

El metaverso está conformado por diferentes entornos virtuales, como The Sandbox, un mundo virtual dedicado a los conciertos y los juegos en línea. Esta plataforma funciona con la tecnología blockchain, en palabras más sencillas, bajo un sistema de intercambio de tokens que pueden ser monetizados.  

Otra plataforma digital es Decentraland, que también funciona con tecnología blockchain y en lugar de comprar dominios, los usuarios compran terrenos virtuales para desarrollar cualquier tipo de negocio.  

A inicios del siglo XXI se hizo el lanzamiento de la web 2.0 y jamás imaginamos que en cuestión de 20 años llegaríamos a vivir los inicios de una revolución tecnología con experiencias tan reales y palpables a los sentidos. Toda una hazaña para la humanidad.  

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin